¿Eres Altamente Sensible? Especialidad 01

Dice la Dra. Elaine Aron que se puede considerar la Alta Sensibilidad si se presentan estas cuatro características básicas:

  • Un procesamiento muy profundo e intenso de la información, lo que da lugar a una tendencia a dar vueltas a las cosas para mejorar la comprensión.
  • Una mayor intensidad a vivir las emociones, ya sean positivas o negativas, así como una empatía muy desarrollada.
  • Tendencia a la sobreestimulación o saturación cuando está expuesta a varios estímulos a la vez, ya sean sensoriales o emocionales. Los PAS tienen el sistema nervioso más activo, por lo que recibe más cantidad de información que el resto de personas.
  • Una sensibilidad muy elevada a nivel sensorial y espacial. Puede percibir pequeñas sutilezas del entorno, del ambiente y de las personas de alrededor.

Conocer las peculiaridades de este rasgo nos ayudará a entender por qué sentimos como sentimos, pero nuestro entrenamiento no acaba ahí. Es muy importante aprender estrategias para trabajar con nosotros mismos y con el ambiente para tener una buena calidad de vida siendo PAS.

Una de las cosas que más nos cuesta a los PAS es poner límites, porque nos sentimos mal cuando decimos no a alguien. Esto nos hace ser carne de cañón para la gente que se aprovecha del exceso de empatía del otro, ya sea para desahogarse con nosotros y convertirnos en un paño de lágrimas constantes, sobrecargarnos de responsabilidades, o para pedirnos favores continuamente y a menudo abusivos. También somos víctimas perfectas para las personas narcisistas, que encontrarán en un PAS a alguien que siempre está dispuesto a aguantarle las rabietas, la actitud egoísta y el egocentrismo, porque siempre dará la vuelta a la tortilla para hacerle creer al PAS que no tiene razón y que el egoísta es él/ella.

Y con esto hay que tener muchísimo cuidado, porque si a tu alta sensibilidad, le sumas una continua invalidación de tus sentimientos, actitudes y acciones, puedes acabar no sabiendo en qué creer, confundid@, deprimid@ y siendo víctima de maltrato psicológico.

Por eso es imprescindible comenzar el entrenamiento más pronto que tarde por ahí. Pero no es la única parte del aprendizaje, este es un camino en el que vas a ir integrando poco a poco estrategias de gestión del estrés, de autocuidado, que mejorarán tu calidad de vida.

Pero ¡ojo!, también tenemos cosas buenísimas como saber disfrutar de la soledad, tener experiencias sensoriales muy placenteras o disfrutar de las pequeñas cosas que hacen grande la vida.

Este rasgo no es algo con lo que puedas elegir vivir. Si has nacido con él, tuyo es. Pero si lo conoces, vas a ver que también tiene cosas buenísimas, sólo tienes que dedicarle tiempo y cariño para descubrirlo con nuevos ojos y empezar a cuidarte como necesitas y mereces.

Y créeme, es sumamente liberador cuando lo haces.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies