Elia Romero
Psicóloga Sanitaria

Quién soy

Como te decía, me llamo Elia y soy de Madrid, aunque por cosas del amor vivo en la preciosa ciudad de Granada.

Desde hace mucho tiempo sabía que iba a ser Psicóloga porque yo quería que la gente se sintiera bien, poder ayudarles a recomponer sus corazones y darles un trocito de calor a su alma cuando se fueran de mi consulta. Me gusta pensar que no soy una psicóloga al uso, creo que si le preguntara a la gente con la que he hecho terapia qué fue lo que más le gustó de hacerla conmigo, dirían que se sintieron acompañados.

¿Que por qué me gustan tanto las mariposas? Porque siento que todos hemos sido en algún momento orugas que o por circunstancias de la vida, o porque ya no se sentían en armonía consigo mismos, comenzaron una evolución que les llevó a ser mariposas. Por eso no me gusta llamarles pacientes, porque no están enfermos, ni clientes porque no hace justicia a la relación tan bonita que se crea en la terapia. Para mí, la gente que trabaja o ha trabajado conmigo en terapia, son oruguitas en proceso de mariposas. Cuando la terapia acaba, ya han desplegado sus preciosas alas y han echado a volar. Sigo cerca por si me necesitaran o no se sintieran seguros, pero vuelan por sí solos. Yo también fui una oruguita, y me encanta cada vez que entro en fase de renovación. Por eso, sé lo importante que es acompañar y guiar en este proceso tan delicadamente bonito y revelador.

A veces la terapia psicológica se convierte en crecimiento personal porque los problemas que te han traído a verme ya están solucionados, pero decides que quieres seguir aprendiendo y evolucionando. Y este es un viaje maravilloso donde cuando miras atrás y ves tu punto de partida, te maravillas de contemplar todo lo que has avanzado, y las capas que te impedían desplegar tus alitas se han ido desprendiendo.

Te voy a hablar con poco de mi trabajo:

  • Trabajo con mujeres y hombres con un solo requisito: no estar anclado en el drama. Me gusta la gente que es protagonista de su vida, la que se implica en la terapia y se hace responsable de sí mism@. No trabajo con personas que no están dispuestas a poner todo de su parte para implicarse en su evolución. Yo te acompaño y te guío en este viaje para que vayas aprendiendo nuevas herramientas que te van a hacer que gestiones tus emociones y tu vida mejor, pero el camino lo haces tú. ¿Vienes?
  • También me encanta trabajar con mujeres como facilitadora de grupos. Creo que la energía femenina está herida y debe sanar, y yo ayudo a hacerlo desde el autoconocimiento y el empoderamiento a mis congéneres. También creo que la masculina está desbocada y probablemente desbordada. Nosotras también la tenemos y debemos conocerla y equilibrarla. Me encanta la energía que se mueve entre nosotras y nuestros encuentros. Somos hermanas y estamos juntas.

Muchas de mis mariposas son y han sido PAS, Personas Altamente Sensibles. Bastantes ni siquiera lo sabían, y cuando comenzaron a entenderse y a disfrutar de su rasgo, la vida empezó a ser un lugar más amable. Sé tanto de eso porque yo también soy PAS, y sé que es un rasgo de carácter que hay que aprender a saber llevar, pero con unas ventajas preciosas, porque nosotros… vemos la magia. Pero mejor que escribirlo, te lo cuento en el vídeo, y así me pones cara y voz 😀

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies