¿Cómo sé si necesito un psicólogo?

Te voy a contar una cosa: si tengo que resumir en qué consiste mi trabajo, diría que ayudo a mejorar la vida de la gente. No curo, porque no estás enfermo. Digamos que te cojo de la mano, te acompaño a un viaje a tu interior a mostrarte la cantidad de tesoros internos que tienes y te enseño a utilizarlos.

Yo creo que ya estamos preparados para dejar ir el estigma de que tiene que haber algo mal en ti para ir a terapia.

Es momento de ir cuando sientes que las estrategias que utilizabas en tu vida ya no te sirven, porque tú has evolucionado y tienes que hacer aprendizajes nuevos.

Afortunadamente, cada vez más gente acude a consulta porque quiere mejorar algo, antes de que se convierta en un problema. Y eso hace el trabajo mucho más fácil tanto para ti, como para el psicólogo.

Yo no trabajo con trastornos de la personalidad. Trabajo con personas que necesitan hacer un aprendizaje nuevo, ya sea porque están en un momento de crisis, o porque sientan que hay algo que no están manejando del todo bien.

Pues si llevas un tiempo en esa situación, y todo lo que has probado no te funciona, ha llegado el momento de acudir a terapia.

Eso sí, busca un/a psicólogo/a con quien tengas feeling, que te explique su manera de trabajar y que esté colegiado (por favor).

Si después de algunas sesiones no sientes que tienes afinidad con esa persona, explícaselo (somos gente apañada, igual nos duele un poco, pero lo aceptaremos), y busca a otra persona.

La relación terapéutica es un alto porcentaje del éxito en terapia, así que no te conformes si no te aporta al menos confianza.

Y lánzate a la piscina, te aseguro que será toda una experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies